in

Tipos de mutilación femenina

Mutilación genital femenina, recientemente declarada como delito en Nigeria

La mutilación genital femenina, también conocida como ablación o circuncisión, es una de las mayores atrocidades que aún se cometen por cuestiones de género en nuestro mundo. Mucho se ha especulado sobre su origen atribuyéndose sin muchos datos el comienzo de esta práctica a Egipto, pero lo cierto es que hoy en día no se tienen datos concretos acerca de su origen exacto; sabemos que es practicado fundamentalmente en África, aunque el resto de continentes también registran algunos casos.

La circuncisión femenina es atribuida, fundamentalmente, a la búsqueda de “remedios” con los cuales conseguir la eliminación del placer sexual en las mujeres o, incluso, el fin de toda posibilidad de práctica sexual. Muy relacionado con las culturas islámicas, lo cierto es que la visión negativa del placer femenino ha sido experimentada también por otras culturas como el judaísmo o el cristianismo.

La consideración histórica de las mujeres como un ser inferior, produjo la idea de que su necesidad sexual debía estar intrínsecamente unida al placer sexual del varón, motivo por el cual no se consideraba necesario ni recomendable que las mujeres pudiesen experimentar placer propio. Asimismo, el poder que las mujeres tenían a través de la maternidad condujo a los hombres, durante siglos, a establecer controles en la sexualidad femenina que impidiesen posibles engaños y atentados contra el honor masculino.

Tipos de mutilación femenina

Las creencias de las sociedades pasadas siempre han estado ligadas a los mitos y las doctrinas religiosas, y la importancia de dichos referentes ha permitido que determinadas prácticas culturales perduren en el tiempo, como en el caso de la mutilación genital femenina. Sea cual sea el motivo que siga guiando en determinados países al ejercicio de esta práctica, hoy en día sabemos con certeza que, no solo carece de beneficios, sino que puede producir graves consecuencias físicas además de psicológicas en la mujer. Las cifras actuales de mujeres que sufren mutilación genital superan con creces los cien millones, y organismos como Amnistía Internacional llegan a realizar una estimación de víctimas de 140 millones de mujeres en todo el mundo. Una cifra que representa en su mayoría a niñas, ya que esta práctica de la mutilación genital femenina se realiza en mujeres de 0 a 15 años aproximadamente, cifra esta última que suele indicar en muchos países el paso a la edad adulta y reproductiva en la mujer.

Pero cuando hablamos de mutilación genital, ¿sabemos en qué consiste o de cuántos tipos se forma? La Organización Mundial de la Salud organiza en cuatro grandes grupos principales todas las prácticas que tienden a realizarse durante la mutilación genital femenina, aunque debemos tener en cuenta que cualquier tipo de escisión o práctica lesiva sobre los órganos genitales femeninos que no sea prescrita por médicos, es considerada una mutilación genital que atenta contra los derechos humanos.

Uno de los tipos más practicado es la resección o clitoridectomía, consistente en una práctica quirúrgica total o parcial del clítoris con elementos tan rudimentarios como la hoja de una lata, cuchillas o imperdibles. Una práctica que suele terminar en la extirpación total del clítoris y que a veces incluye una resección también de la piel superior que lo recubre o prepucio.

El segundo tipo sería el de la infibulación, consistente en el cerramiento del órgano genital femenino a través de la unión de los labios con el método de la costura, realizada con materiales como alambres o fibras naturales. Una práctica que solo deja libre el conducto urinario y que es utilizada en veterinaria para evitar el coito de los animales, lo que nos proporciona una clara visión de esta práctica monstruosa.

El tercer tipo sería la excisión, práctica médica utilizada normalmente para la retirada de tejidos enfermos del cuerpo, y empleada en la mutilación genital para la resección del clítoris de forma total o parcial, junto a la resección de los labios menores y a veces también mayores.

La cauterización (técnica empleada para la eliminación de tejidos generalmente quemados del cuerpo), o el raspado (utilizado generalmente para obtener muestras de tejidos) son algunas de las técnicas que también se emplean a la hora de hablar de mutilación genital femenina, y que se englobarían en el cuarto grupo junto a cualquier otra práctica no mencionada y que pueda resultar lesiva en mayor o menor medida para los órganos genitales de la mujer sin motivos médicos.

En definitiva, la mutilación genital femenina es una muestra de uno de los peores abusos de género realizados contra la mujer, cuya práctica puede derivar en deficiencias físicas o incluso en la muerte. Una práctica que ha sido recientemente declarada como delito en Nigeria, abriéndose con ello una pequeña puerta a la esperanza y al fin de uno de los ritos más aberrantes y macabros asociados al derecho de la cultura de los pueblos.

Día mundial de la mutilación genital femenina

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Loading…

0

Comentarios

0 comentarios

huracán patricia

El huracán Patricia golpeó México con vientos de más de 350 kilómetros por hora

drogas en mexico

Reconstruido lo que hay detrás de la guerra secreta contra las drogas en México